Share this page:

Cómo iniciar Currículo La organización Recursos

Cómo poder poner la cena sobre la mesa en el mismo día que enseña en casa

Escrito por Vicki Bentley
Asesora en educación de HSLDA
Desde la edad preescolar hasta la preadolescencia

Una encuesta reciente, conducida con estudiantes que obtuvieron becas de Mérito Nacional en los últimos 20 años, reveló que un denominador común, sin excepción, era que estos estudiantes venían de hogares que hacían del tiempo de la cena familiar (es decir, ¡todos están en la mesa al mismo tiempo!) una prioridad, aunque esto solo suceda tres días a la semana. Usted puede pensar, “Pero los compromisos de nuestra familia nos llevan en tantas direcciones. ¿Cómo podemos comer, todos juntos?” O, siendo una madre que enseña en casa y que se mantiene muy ocupada, usted se pregunta cómo puede retirar los libros de la mesa del comedor y poner sobre la mesa, puntualmente, algo más sustancioso que una sopa de fideos Ramen o Cheerios ¡y todavía tener la energía para comerlo!

Si usted puede poner la cena sobre la mesa en un margen de 20 a 30 minutos, es más alta la probabilidad de que ustedes coman juntos y conversen un poquito antes de ¡“dividir y conquistar” los quehaceres de la noche! Aquí presento algunas ideas para la preparación de antemano para las comidas, ideas que pueden reducir, por mucho, el tiempo que usted pasa en la cocina. Aun la preparación de la comida puede ser un tiempo familiar, si trabajan juntos.

Al iniciar la semana, cuando aparte una o dos horas:

  • Cocine una olla grande de arroz y guarde las sobras, en bolsas con cierre, en el congelador. Aplane las bolsas de arroz cuidadosamente cuando las meta en el congelador y se congelarán más rápido. Esta es una manera excelente de tener a la mano y rápidamente el arroz integral, a pesar del tiempo más largo que requiere para cocinarse. El arroz se congela y se descongela bien. Puede ser descongelado y calentado en el microondas, o sencillamente agréguele el arroz a las sopas. Por cierto, el arroz integral tiene un valor nutritivo más alto, pero si su familia insiste en comer arroz blanco, el arroz vaporizado es la opción que le sigue en salud. El arroz integral se cocina en tan solo 20 minutos en una olla de presión, mientras que el arroz vaporizado requiere tan solo siete minutos.
  • Ponga sobre la estufa una olla grande y llénela de agua, cebollas, zanahorias, vegetales picados, etc. y varios pollos picados o partes de pollo. Hiérvala, cubierta, por una hora (mientras cocina arroz y pica vegetales), luego quítele los huesos al pollo, rasgue o pique el pollo en pedazos pequeños, y guarde los pedazos, en bolsas plásticas con cierre, en el congelador para comidas futuras. Cuele el caldo y refrigérelo en frascos durante la noche para que se endurezca la grasa (saque la grasa antes de pasar los frascos al congelador. Deje espacio en el frasco por la expansión). También puede usar algunos de esos frascos de caldo en esa misma noche para hacer sopa de pollo después del viaje difícil que habrá hecho al supermercado.
  • Hablando de pollo, cuando yo uso pechugas de pollo sin hueso, corto cada pechuga horizontalmente para tener dos pedazos más delgados (cuide la palma de su mano). Debido a que, de esta manera, mantengo la anchura de la pechuga, todavía se miran como porciones completas, pero puedo alimentar a ocho personas con un paquete de cuatro mitades de pechugas, y se cocinan más rápido porque son más delgadas. Realmente es suficiente carne.
  • Mientras más pequeños corte los pedazos de su carne, más porciones podrá sacarle. En vez de picar el pollo para enchiladas, yo muelo la misma cantidad de pollo y de esa misma cantidad saco por lo menos cinco enchiladas más.
  • Y mientras tiene afuera el picador o el procesador de comida, corte varias cebollas o pimientos y congélelos, o pique una bolsa completa de nueces o ralle varias libras de queso u otra cosa. La próxima vez, ya se habrá cortado todo de antemano. Si tiene planes de utilizarlas en esta semana, también ralle las zanahorias desde ahora, y guárdelas en el refrigerador para las ensaladas y cazuelas.
  • Corte en pedazos los huevos duros, ralle el queso y las zanahorias, etc. para tener a la mano ingredientes para las ensaladas de esta semana.
  • Si usted cocina doble (cazuelas o entradas principales) todos los días por una semana, al terminar la semana, tendrá siete comidas adicionales en el congelador. O congele las sobras de las cazuelas en porciones que alcancen para una comida y Papá podrá tomar su almuerzo del congelador al salir en la mañana, con suficiente tiempo para que se le descongele para el almuerzo.
  • Ponga la salsa de espagueti en bolsas con cierre y coloque las bolsas sobre láminas para hornear para congelarlas (esto también se puede hacer con las sobras de salsa de “frasco”). Debido a que son bolsas “delgadas”, se congelan y descongelan más rápidamente. El mismo principio se aplica a cualquier cosa que congele. (¡Tener algo delgado significa que se descongela rápidamente!)
  • También somos fanáticos de cocinar “haciendo mezclas”, para hacer mezclas de sopas, de brownies, de masa para tartas, de aderezos, etc. para tener nuestras propias comidas “precocinadas”, hechas en casa.
  • El pan hecho en casa se puede hacer y congelar. Yo procuro apartar tiempo una vez por semana para hornear seis hogazas de pan (el máximo que cabe en mi horno) y las coloco en el congelador en bolsas plásticas resistentes. Cuando queremos una hogaza (o panecillos), saco el pan de la bolsa, envuelvo el pan congelado con un trapo liviano, y lo caliento en el microondas a una temperatura alta por 2-3 minutos hasta que esté caliente y suave. ¡Casi es tan rico como cuando se acaba de hornear!

Para leer más ideas, lea los libros en inglés, Everyday Cooking escrito Vicki Bentley, o Family Favorites from the Homeschool Kitchen, editado por Home School Foundation.


Comments/Suggestions | Disclaimer | Advertising